Guillermo Mas
Blog sobre innovación, tecnología, smart cities...

Él fracasa, tú fracasas, yo… yo fracaso

reir-fracaso-error

Probablemente ningún especialista en SEO o personal branding, te aconsejaría publicar un post en el que, aunque recónditamente, menciones la palabra fracaso. Sin embargo, yo no cuento con ninguno de esos asesores… Así que nadie se echará las manos a la cabeza porque yo me atreva a decirlo, “Yo fracaso”.

En una sociedad como la nuestra en la que el éxito profesional acaba primando incluso por encima del bienestar personal, el reconocimiento del fallo, de la equivocación, del error, del fracaso en definitiva, éste acaba por convertirse en un tabú que todo el mundo rehúye mencionar en primera persona. Un fantasma a espantar de nuestras mentes, un motivo incluso para una exclusión social velada. Y sin embargo, ahí está.

Porque a pesar de todo ello, cada uno de nosotros nos exponemos diariamente al enorme riesgo de vivir, de perseguir nuestras ilusiones, de alcanzarlas o no, y en definitiva, de tener éxito o… fracasar. Sí, fracasar. Y fracasamos.

Tanto en la esfera personal como en el ámbito profesional, la gran recompensa de alcanzar los objetivos reside precisamente en la incertidumbre de lograrlo, en el riesgo consciente que asumimos al saber que no todo el mundo podría alcanzarlos.

Dejemos de lado el discurso paternalista y naive que durante los últimos tiempos se ha convertido en mainsteam. La vida es un juego de suma cero. No hay victoria sin derrota, no hay éxito sin fracaso. Conceptualmente, no existe nada sin su opuesto.

A lo largo de mi carrera profesional, como cualquiera de vosotros, he tenido la ocasión de participar en muchos proyectos. Es probable que si pensamos en los proyectos en los que hemos participado dijésemos, quedándonos tan anchos, que todos han sido un éxito rotundo, o ser más comedidos y decir que en todos ellos se han alcanzado, al menos, los objetivos mínimos establecidos.

Un caso aparte son los “caza-medallas” o los “acapara-fotos”, una figura vaporosa de pecho amplio y cuello desahogado que siempre sabe dónde aparecer y a qué árbol arrimarse para ser el centro de las felicitaciones, y al mismo tiempo, cómo ponerse de perfil y abandonar la fiesta antes de que vengan mal dadas. Expertos del arte de nadar y guardar la ropa, sin mojarse claro está.

Situaciones extremas a un lado y siguiendo con la reflexión, es posible que en un alarde de honestidad dijésemos al ser preguntados por nuestros proyectos, que tuvimos un alto porcentaje de éxito. Y que en aquellos casos que las cosas no salieron del todo bien la culpa fue de unas expectativas demasiado elevadas, de la falta de recursos, del trabajo de algún compañero, o incluso de las condiciones meteorológicas. Es muy español eso de “echarle la culpa al empedrado”.

En ese sentido, hay una frase de Leontxo García, en “El Rincón de los Inmortales” que expresa a la perfección una lección que aprendí a fuego cuando jugaba de una forma más o menos regular al ajedrez.

“En el ajedrez, las derrotas (el fracaso) duelen más que en cualquier otro deporte, porque en el ajedrez, no puedes echarle la culpa ni al árbitro, ni a la mala suerte, ni a que está lloviendo, ni a nada parecido”.

Es difícil encontrar alguien que sepa asumir realmente responsabilidades. Navegar, abandonando la zona de confort, afrontando la incertidumbre y en busca de la recompensa que el éxito comporta, siendo en el camino, objetivo y autocrítico.

Somos los dueños de nuestros destinos, los dueños de nuestros deseos y anhelos, de nuestras decisiones y acciones para conseguirlos y cómo no, de nuestros fracasos.

Valoremos el fracaso.

(Visited 120 times, 1 visits today)
The following two tabs change content below.

Guillermo Mas

Business Development at Suez Environment

Latest posts by Guillermo Mas (see all)

CC BY 4.0 Él fracasa, tú fracasas, yo… yo fracaso por Guillermo Mas está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional. Puede encontrar más permisos que exceden esta licencia en http://creativecommons.org/licenses/by/3.0/es/.

Similar posts
  • Internacionalización en la Universidad Mig... El pasado sábado 18 de marzo, tuvo lugar la Jornada Empresa-Universidad dentro del programa Máster MBA de la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante), en la que Labaqua participó juntos con otras dos empresas de la provincia, con el objetivo principal de acercar a los alumnos a la realidad empresarial de su entorno, poniendo el [...]
  • Barcelona y yo Puede que sea por la ubicación de Barcelona, tumbada a los pies de la montaña y abrazando el mar. O por aquello de “Barcelona! Barcelona!” Así comenzaba una de las canciones que mejor resume uno de los principales hitos en la evolución y transformación de la ciudad. Un momento, que por cierto, es posible que [...]
  • Finanzas personales. Evaluando 2016 Uno de los formatos televisivos que me llamaron la atención en 2016 fueron los “docu-realities” sobre alimentación y vida saludable en los que las productoras utilizaban a determinadas familias como conejillos de indias, para evaluar sus hábitos alimentarios. Para ello, a modo de registro, les pedían que guardasen los envases de los alimentos consumidos e [...]
  • India: Agua y Transformación Digital Hace un par de semanas tuve la ocasión de viajar a la India, un tesoro cultural forjado a través de milenios y al mismo tiempo uno de los gigantes dormidos de la economía mundial. A modo indicativo, se espera que en menos de 20 años, hacia el año 2035, supere a China en población. Se [...]
  • Todos somos agua (World Water Day 2016) Hoy, Día Mundial del Agua, ponemos el foco en los profesionales dedicados en cuerpo y alma a asegurar el suministro de un elemento indispensable para la vida, la salud y el desarrollo económico. [...]

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a mi blog y recibir notificaciones de los nuevos posts.

Únete a otros 50 suscriptores

Follow me

Twitter

Instagram

Cargar más

Google Plus

Ponencia en InnoCity (CIBBVA)